El tiempo en: Campo de Gibraltar
Sábado 25/05/2024  

El cementerio de los ingleses

Nunca máis otra vez

Sólo hay dos puntos en común entre un incidente y el otro: que ha sido en la costa de Galicia

Publicado: 14/01/2024 ·
19:57
· Actualizado: 14/01/2024 · 19:57
Autor

John Sullivan

John Sullivan es escritor, nacido en San Fernando. Debuta en 2021 con su primer libro, ‘Nombres de Mujer’

El cementerio de los ingleses

El autor mira a la realidad de frente para comprenderla y proponer un debate moderado

VISITAR BLOG

Veintiún años después, la historia se repite. Las diferencias son nimias: no se ha hundido ningún barco, aunque sí ha perdido parte de su carga. No hablamos de crudo, sino de pellets de plástico. Y, donde la toxicidad y poder contaminante del chapapote era mas que obvio, hay disparidad de afirmaciones sobre si los pellets de plástico ponen en peligro la pesca de la zona o no. Sólo hay dos puntos en común entre un incidente y el otro: que ha sido en la costa de Galicia y que está siendo un asunto politizado, con lanzamiento de trastos a la cabeza entre partidos políticos que retrasa la toma efectiva de medidas al respecto.

Aquella vez, la Xunta de Galicia presidida por Manuel Fraga tardó en empezar a aplicar las medidas correctivas y, de cara a la opinión pública, trataba de minimizar la crisis ecológica (recuerden los "hilillos de plastilina" de los que hablaba Rajoy entonces). En esta ocasión, han tirado de todos los recursos dialécticos posibles para acusar de inacción al gobierno central (Cataluña incluida) cuando, para evitar que se invadan competencias, deberían haber activado el nivel de alarma 2. Entre que se detectó el vertido, se comunicó y se activó dicho nivel de alarma (el pasado 9 de enero), ha pasado más de un mes. Ahora piden la celeridad que no han tenido en seguir el protocolo establecido para disponer de los medios que el gobierno central tiene que poner a su alcance.

Decía Alfonso Rueda, presidente de la Xunta de Galicia, que si el suceso hubiera tenido lugar en Cataluña no se les habrían pedido "tantos requisitos" para intervenir. Si se hubiera adelantado la intervención del gobierno central, en lugar de agradecer la intervención se habría hablado de invasión de competencias para sacar rédito electoral. ¿La clave? Que las elecciones gallegas están a la vuelta de la esquina y, según parece, el PP anda cerca de perder la mayoría absoluta en uno de sus más tradicionales feudos. De hecho, dada la irrisoria presencia de Vox en Galicia, en el PP saben que perder la mayoría absoluta significa no tener con quién pactar y entregar a una futurible coalición del PSOE con la izquierda y los nacionalistas el Palacio del Hórreo.

No es la primera vez que hablo o escribo sobre la polarización actual. En política nacional está siendo un obstáculo que ralentiza la aplicación de medidas por parte del gobierno, en algunas autonomías está siendo motivo de conflicto y en algunos ayuntamientos (no hace tanto lo vimos en Madrid) está habiendo hasta agresiones como la de Ortega Smith. Sin embargo, es preocupante hasta qué punto la confrontación política se está traduciendo en problemas para la ciudadanía, bien por no resolverse los ya existentes o bien por crear otros nuevos. Y, como siempre, la ciudadanía demostrando estar por encima de sus dirigentes, dejándose la espalda para recoger las mierdas que estos dejan. Y, de camino, recoger los dichosos pellets.

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN