El tiempo en: Campo de Gibraltar
Miércoles 28/02/2024  

Campo de Gibraltar

Familiares de Alejandro afean a los médicos del hospital su insistencia en que iba drogado

“Mi tío, aunque tenga vida, su vida ya está perdida; él ya no volverá a ser nunca Alejandro”, se lamenta Naomy, su sobrina

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • La víctima, de 38 años, está en coma vegetativo después de que tardaran cinco horas en detectarle un ictus

La familia de Alejandro Moreno, el linense de 38 años en coma vegetativo tras una supuesta cadena de errores médicos en el Hospital de La Línea que denuncian sus allegados, ha manifestado este martes ante los micrófonos de 7TV Campo de Gibraltar su indignación y frustración ante la insistencia que mostraron, presuntamente, los profesionales que atendieron a la víctima de un ictus con pronóstico actual aparentemente irreversible con la probabilidad de que fuera drogado. “Él entró y le dijeron que tenía mucha posibilidad de ir drogado, pero él les insistía en que no se droga; le decían eso y que podía tener un cuadro de ansiedad”, relata Naomy Moreno, sobrina de Alejandro, en coma vegetativo después de que tardasen cinco horas en detectarle el trombo en la cabeza que le acabó ocasionando el coma vegetativo.

“Mi tío, aunque tenga vida, su vida ya está perdida; él ya no volverá a ser nunca Alejandro”, se lamenta Naomy. 

Como ya avanzó VIVA en su edición de ayer, Alejandro ingresó tras haberse comenzado a encontrar mal en su puesto de trabajo en una gasolinera. A pesar de relatar que había perdido inicialmente la sensibilidad de las extremidades del lado izquierdo y la visión de un ojo, así como tener dificultades para el habla –el propio afectado indicaba, en un audio enviado a la familia, que le había costado mucho poder avisar a su hermana para que fueran a recogerlo-, en un principio, según el relato de la familia, solo le hicieron un electro y le dieron un calmante. Tuvo que convulsionar y posteriormente desmayarse, según esta versión de los hechos, para que le hicieran las pruebas necesarias que pudiesen corroborar la presencia del trombo. Pero eso fue a las cinco horas, ya demasiado tarde, y tuvo que enfrentarse, tras dos horas de traslado en ambulancia a Cádiz, a una operación a vida o muerte que le ha mantenido con vida, pero actualmente en estado vegetativo y aparentemente irreversible, asegura la familia.

Fuentes de la Delegación Territorial de Salud indicaron a VIVA ayer que no pueden ofrecer, por protección de datos, información sobre el caso, si bien dejaron claro que están a disposición de la familia para las aclaraciones que consideren necesarias.

Luz María, hermana del afectado, indicaba a VIVA que están tramitando la formulación de medidas legales a través de un abogado después de lo sucedido.
 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN